lunes, 10 de junio de 2013

Ouishare Summit Barcelona, otro paso más en el despertar de los ciudadanos...

Hola a todos,

Este pasado fin de semana con motivo del Ouishare Summit Barcelona tuvimos el placer de conversar e intercambiar puntos de vista con muchos compañeros que asistían al evento desde distintos puntos de España y Europa.


Antes de entrar en materia me gustaría agradecer y felicitar a Albert Cañigueral y Cristobal Gracia, la organización del evento. Evidentemente hago extensiva la felicitación al resto del equipo, del cual tuve el orgullo de formar parte y que estuvieron ayudando en cientos de detalles con la finalidad de conseguir hacernos pasar unas jornadas agradables. Enhorabuena chic@s!!

Considero que crear estos puntos de encuentro son necesarios y casi diría obligados, con la finalidad de mantener las diferentes visiones de todos los asistentes, ordenados y conectados con un objetivo común, que no es otro que dar forma a este sentimiento y movimiento llamado consumo o economía colaborativa.


Hemos mantenido conversaciones muy interesantes con Andrea Ruani de www.scambieuropei.info, con Ana Manzanedo, con Joan Marc García de www.grownies.es, con Shanshan Coe de www.Hallst.com y Esther Val de culturarsc.com entre otros.  Ha sido muy enriquecedor...

Por fin, algo se mueve...

Y va siendo hora, que las personas tengan la importancia que merecen en el sistema y puedan de una vez por todas estar en lo alto de la pirámide social. 

Lamentablemente el modelo tradicional, con sus falsas zonas de confort se están viniendo abajo, y digo lamentablemente por el alto precio que están pagando muchas personas por esta injusta situación.

A mis 43 años, me alegra ver que de alguna manera lo que hoy conocemos como consumo o economía colaborativa, no es otra cosa que una reactivación o resurgir de una forma de entender la vida. Hijo de una familia humilde, como tantas familias, viajábamos de un lado a otro buscando lo mejor, salíamos de una larga dictadura, y eramos herederos de una guerra civil de consecuencias devastadoras.

Es ahora cuando veo el enorme privilegio que tuve, por vivir en primera persona situaciones que seguramente han tenido mucho que ver en mi manera de entender la vida y esto sin duda, queda reflejado en Workyland.

Que tiempos!!, Cadenas de favores continuas, compartir sin parar en cualquier situación del día a día, ayudar al vecino sin esperar nada a cambio, colaborar con personas anónimas, crear y potenciar las organizaciones y asociaciones vecinales, hasta el punto que cualquier reivindicación local, grande o pequeña, era atendida de manera rápida y con respeto, de lo contrario la protesta y la confrontación era instantánea.

Poco a poco este espíritu de lucha, de colaboración, de ayuda se ha ido diluyendo, hemos sido hipnotizados, nos han estado debilitando mentalmente, nos han dicho que comer, que beber, que ver, que comprar y donde hacerlo, que buscador utilizar, que noticias eran las más aconsejables..., hasta el punto que sin darnos cuenta nos hemos convertido en unos humanos condicionados, acomodados, domesticados y amansados por el sistema. 

Han tenido que pasar casi dos décadas y una crisis global, de dimensiones nunca vistas, para que la gente vaya despertando poco a poco de este letargo ideológico inducido, al cual estábamos sometidos.

Me alegra enormemente ver como se comparte todo, sin desconfianzas, sin reparos y sin anteponer malas impresiones de principio. Bicicletas, coches, sofás, apartamentos, hoteles...., todo lo que podamos imaginar al alcance de todos. ¿No es maravilloso?, esta situación hace diez años tal vez era impensable.

Algo se está moviendo, sin duda, pero tengo la sensación que las protestas y manifestaciones contra este sistema aún han de dar un paso adelante.

Veo tres modalidades de protesta:
  • En la calle, con protestas físicas, manifestaciones constantes, multitud de gente protestando y diciendo, basta ya!, esto no puede seguir así.
  • Por otro lado tenemos la protesta Socialmedia, que no es otra que aquella que hace una gran mayoría de personas a través de plataformas como Facebook, Twitter, You Tube, etc.. Te levantas, miras tu muro y ves algunas páginas que sigues tipo Democracia Real Ya (DRY), y empiezas a asignar "Me gusta", acabas tu café y te quedas tranquilo. Ya he protestado, piensas...
  • Por último reunir y organizar a personas que de alguna manera se identifican con las dos posiciones anteriores y que buscan una forma de expresar y planificar sus ideales, con su manera de ver y entender este cambio de paradigma, esta revolución social y esta recuperación de ideales sociales que estaban completamente olvidados. 
Workyland pretende estar vinculado en este nuevo paradigma, con esta economía o consumo colaborativo,  con una clara vocación social, impulsando poder compartir experiencias profesionales, colaborar en la difusión de perfiles y proyectos profesionales que sin la ayuda y colaboración de otras personas o entidades, difícilmente verán la luz, compartiendo redes de contactos y metodologías de trabajo en cualquier lugar del mundo.

Al final, toda esta manera de entender la vida nos hace mejores personas, más humanas, más solidarias y más sensibles.

Bonito legado para nuestros hijos, ¿verdad?

Gracias a todos,
Alberto González


















2 comentarios:

  1. Muchas gracias a ti Alberto. Ha sido un placer conocer tu mundo y espero que nuestros caminos se vuelvan a encontrar muchas veces.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Andrea, seguro que si. Cuando hablan de la química entre las personas debe ser algo parecido a esto.

    ResponderEliminar